Mitos (falsos) de la Medicina Estética

Verte bien para sentirte aún mejor contigo misma es mucho más que una frase hecha, es una realidad intrínseca al ser humano. Mejorar la imagen física, poniendo en equilibrio el “cómo te muestras” con el “cómo quieres verte”, es una decisión personal absolutamente reconocida e integrada en el pensamiento de la sociedad.

No obstante, el largo trayecto de la Medicina-Estética hasta este actual reconocimiento y legitimidad, ha dejado un pequeño poso de tabúes y falsos mitos que, como algunas mentiras, pueden parecer que por repetidas tengan apariencia de verdad.

Más adictiva que Juego de Tronos

Las adicciones deben ser nocivas para la salud o generar desequilibrios psíquicos. Ni la Medicina-Estética ni los productos que se emplean tienen ninguna de estas características. Los buenos resultados pueden generar, en algun@s pacientes, la búsqueda de un modelo irreal de perfección. El rigor y experiencia del médico saben aconsejar y reconducir estas situaciones.

Te queda otra cara

Los rellenos que se emplean, en el caso de las arrugas, recuperan la hidratación perdida con el paso de los años. Cuando el relleno desaparece, aunque los tratamientos suponen una mejora evidente en la calidad de la piel, esta vuelve a su estado inicial. No nos cambia la cara, nos falla la memoria y no recordamos las arrugas que teníamos antes de tratarnos.

Eso son cosas de mayores

Existen múltiples tratamientos para distintas indicaciones en cada etapa de la vida. Hoy en día, más de la mitad de l@s pacientes tienen entre 20 y 55 años. Por tanto, es recomendable consultar, independientemente de los que diga nuestro DNI, cuando se precise una valoración estética, dermatológica o sobre nuestra imagen.

Labios de pato

Los labios hinchados o deformados son muy característicos de la estética norteamericana de los 80-90, ya que se empleaban rellenos permanentes. Las técnicas de precisión y sustancias reabsorbibles que se emplean en la actualidad permiten reperfilar y recuperar carnosidad sin presentar un aspecto artificial. Los patos… ¡en el estanque!

El bótox te intoxica

Es prácticamente imposible sufrir una sobredosis en un tratamiento estético con toxina botulínica. Para que la dosis sea letal hacen falta entre 8 y 10 mil unidades. En una sesión convencional no se emplean ni 200 unidades de Bótox. De hecho, se está utilizando para solucionar el estrabismo en niños de 2 años, en dosis de 4 a 10 veces superior a las que se ponen en estética.

 

Mucho más allá de creernos mitos más repetidos que el ajo, es importante valorar, escuchar atentamente y comprender las prioridades y limitaciones de cada tratamiento. Nunca, y bajo ningún concepto, se deben omitir datos sanitarios o información al profesional en Medicina Estética.

Confiar en la palabra del especialista, también cuando desaconseja algún tratamiento desde la profesionalidad y la honradez es básico. Dejarse asesorar correctamente es un paso imprescindible para obtener los mejores resultados.

 

En la web de Dra. Scarlett Alvarado Medicina Estética

https://scarlettalvarado.com/laser-diodo/

puedes consultar una descripción detallada de todos y cada uno de nuestros tratamientos, además del post tratamiento y sus contraindicaciones.

 

Cualquier otra información adicional o duda, escribiéndonos a

info@scarlettalvarado.com

o llamando a

692 283 937 – 935 830 405

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *